Colección de maquetas construídas por Antonio Lara Villodres

Mortero

El mortero fue una pieza de artillería gruesa, usada a mediados del siglo XV. Consistía en un tubo corto, de dos secciones, la caña y la recámara, de hierro forjado y, más tarde, de bronce. Con el tiempo, a estas armas de guerra se les añadió unos muñones a los lados para ser sujetos a sus afustes de madera con la finalidad de equilibrar mejor el tiro. El mortero fue un arma esencialmente usada para el tiro curvo en el asedio de fortalezas, ya que sus proyectiles rebasaban las murallas, cayendo en el interior de las fortalezas o ciudades.
Su gran calibre hacía que sus proyectiles, enormes bolas de piedras labradas llamadas bolaños, adquiriesen grandes pesos. Algunas de ellas llegaron a pesar más de 150 kilos. Su denominación se deriva de un instrumento doméstico del mismo nombre. También estos morteros recibieron el nombre de pedreros.
La historia recoge el uso de estas antiguas piezas de artillería por los Reyes Católicos en la toma de diversas plazas andaluzas, sobre todo en la toma de Ronda en 1484.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada