Colección de maquetas construídas por Antonio Lara Villodres

Montaje de una Catapulta o Trabuco

Con este artículo doy comienzo a una nueva etapa en la labor creativa de mi buen amigo Antonio Lara. En esta ocasión, ha llevado las máquinas de guerra al campo de batalla, mediante el diseño y confección de los fabulosos dioramas que iré mostrando y donde se recrea, desde una perspectiva que una maqueta por si sola no puede ofrecer, desde la actividad alrededor de una catapulta hasta la acción de lombardas, morteros y pedreros en pleno combate con un realismo tal que nos parece estar oyendo los gritos de los soldados o el estruendo de los cañones.
En los escenarios de la guerra medieval, los preparativos para el asedio a cualquier plaza fuerte o fortaleza requerían de un largo tiempo de espera, sobre todo, para el montaje de los diferentes ingenios que se emplearían en él, debido a que muchas de aquellas máquinas bélicas eran trasladadas al teatro de la guerra desarmadas en grandes carros tirados por bueyes o caballerías.
Algunas catapultas, por su complejidad, necesitaban para su ensamblaje la participación de personal experto, como carpinteros y herreros entre otros, a cuyo mando se encontraba el “ingeniero”.
En el diorama que figura a continuación se muestra el montaje de una catapulta o trabuco en el que los soldados y operarios se afanan en la operación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada