Colección de maquetas construídas por Antonio Lara Villodres

Tren de artillería medieval

Con esta denominación se conocía a un conjunto de armas pesadas de diferente tipo, que tenían en común el uso de la pólvora negra, con las cuales se efectuaba un asedio.
A finales del siglo XIV, la artillería en general era, a pesar de su alto coste, muy usada en los constantes sitios que se llevaban a cabo en el teatro de la guerra medieval, tanto en nuestra península como en el resto de Europa. A veces, el uso de estas piezas se complementaba con las antiguas armas de asedio: trebuchet, mangonel, etc., pero, poco a poco, los avances tácticos y tecnológicos fueron desplazando a estas últimas.
Tanto Francia como España, en los siglos XIV y sobre todo en el XV, poseían las mayores fuerzas de artillería de la época. Las bombardas, pasavolantes y ribadoquines, junto a los morteros y otras de menor calibre, dispuestas todas ellas frente a cualquier baluarte fortificado, ejercían sobre cualquier enemigo una fuerte impresión psicológica amén del nutrido fuego destructivo. Las ciudades de Antequera, Setenil o Ronda sufrieron, en sus respectivos asedios, el poder destructor de estas piezas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada