Colección de maquetas construídas por Antonio Lara Villodres

Serpentín

El uso de nuevas técnicas de fundición en las maestranzas europeas, impuesto por el desarrollo de las guerras, dio paso a la construcción de piezas más ligeras de artillería y, por tanto, al necesario abandono de las pesadas lombardas, pasavolantes, etc. Ejemplo de ello es el ingenio bélico objeto de este artículo. Se trata de un Serpentín, pieza ligera de la que se fabricaron diversos calibres y tamaños. Data de finales del siglo XVI y funciona mediante el sistema de retrocarga, aunque en sus inicios lo fue de avancarga. El modelo que presento basaba su carga en unas “medidas” que dosificaban el tiro, en las cuales, se alojaba la pólvora y se ajustaba a la caña mediante cuñas de madera. Su extracción era fácil gracias a un asa incorporada a la carga.La pieza iba montada sobre una curiosa cureña o afuste con ruedas, la cual, mediante un sencillo sistema, elevaba el cañón, permitiendo con ello efectuar disparos con un amplio margen de elevación. Respecto a su calibre, las hubo desde 20 m.m. a los 50 m.m., y sus proyectiles era bolas de hierro emplomadas. Respecto a su manejo, solía estar servido por dos o tres artilleros.
Esta antigua pieza de artillería, de origen francés, fue muy usada por los ejércitos de Europa de la época, y existen abundantes referencias sobre su uso en tiempos de Carlos “el Temerario”, duque de Borgoña, quien los utilizó para atacar las tropas de sus adversarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada