Colección de maquetas construídas por Antonio Lara Villodres

Máquina embarcar-desembarcar artillería

Se trata de una maquina accionada por tracción humana, comúnmente llamada "de sangre", que servía para embarcar o desembarcar la artillería tanto de mar como de tierra, por medio de una estructura rectangular construida en madera.  En la misma, existía una gran rueda sustentada por un eje, de la que salía un largo cable que, a su vez, era enrollado a otro eje vertical desde el que se ejercía la fuerza de empuje.


Este proyecto, ideado por el capitán de Artillería don Agustín Hurtado, vino a solucionar numerosos problemas en los puertos, producto de la dificultad que existía de trasladar o colocar las piezas artilleras en el emplazamiento elegido, debido al peso de las mismas. Téngase en cuenta que la defensa de los puertos estaba basada en dichos cañones, estratégicamente dispuestos en zonas fortificadas, con cuyo fuego cruzado abatían cualquier nave que se acercara a la ciudad o puerto.
A modo de información, a mediados del siglo XVIII, la artillería, tanto de mar como de tierra, disponía de varios calibres y en consecuencia, de pesos. Un pieza de artillería de calibre de a 24 libras, de hierro, podría pesar unos 300 kilos o más con su cureña. Concretamente, el Puerto de Málaga, tuvo una maquinaria muy parecida situada junto al fortín de San Felipe, en el muelle de Levante, la cual sobrevivió hasta entrado el siglo XIX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario